Sábado, 12 de Noviembre de 2016 14:46




INNOVAGRO 2016

FORTALECIMIENTO, INCLUSIÓN Y DESARROLLO LOCAL


Producto del trabajo de una red de actores públicos-privados, interinstitucional e interdisciplinaria de gestión política y técnica –de la que participó el INTA–, se logró reconocer las particularidades de productores familiares de carne de la Puna Jujeña.

El trabajo realizado por la Mesa Agropecuaria para el Desarrollo con Justicia Social de los Territorios de Jujuy fue reconocida en la categoría “Innovación Institucional” de los premios Innovagro 2016. El reconocimiento se entregará en el Seminario Internacional de Innovagro durante el VI Encuentro de la Red en Zacatecas, México.

En este sentido, María Florencia Chavez –una de las investigadoras del Instituto de Investigación y Desarrollo Tecnológico para la Agricultura Familiar Región (IPAF NOA) del INTA– explicó que “los resultados benefician a miles de explotaciones agropecuarias de productores familiares  y se basó en la construcción de una red interinstitucional con el fin de fortalecer la agricultura familiar y contribuir a superar las principales limitantes que enfrentan en los procesos de producción y comercialización de carnes”.

 


María Celia Vittar –técnica del IPAF NOA del INTA– destacó la importancia de esta red por haber contribuido a la incorporación de un nuevo capítulo en el Decreto Reglamentario 4238 “Reglamento de Inspección de Productos, Subproductos y Derivados de Origen Animal” en el que se considera las particularidades de los productores familiares de la Argentina.

“Reconocer la importancia de los productores familiares como sujetos clave para la seguridad y soberanía alimentaria, representa un puntapié de gran relevancia para la resolución de importantes limitantes en relación a la producción y comercialización de carne y sus derivados”, detalló Vittar.

Así, mediante la Mesa, se puso de manifiesto la necesidad de adecuar las normativas a las particularidades y complejidades de las distintas prácticas productivas, reconocerlas y ponerlas en valor, al tiempo que se garantiza la inocuidad y se fortalece el rol de la agricultura familiar como productores de alimentos.

Chavez fue más allá y subrayó la preocupación por la problemática rural, en especial por la agricultura familiar, en un contexto marcado por un modelo de desarrollo asentado en la producción de bienes exportables y tecnología intensiva de insumos y capital.

“De allí la importancia estratégica del sector en el desarrollo socio-económico y sustentable, así como en su vinculación con otros sectores de las economías nacionales y regionales”, agregó.

 


Por su parte, Vittar mencionó la atención puesta por parte de numerosos organismos nacionales e internacionales quienes destacan el rol de la agricultura familiar en el sistema de producción propiamente dicho y como sostén del tejido social y cultural, además de colaborar con el ambiente.

Así es que, si bien, en apariencia, estas cuestiones se encuentran alejadas de la lógica empresarial dominante, promueven grandes beneficios como la soberanía alimentaria, la generación de empleo, el arraigo rural, la identidad cultural, el mantenimiento del equilibrio social y espacial de las sociedades, entre otros.

Agricultores familiares, en primer plano

Según datos del Censo Nacional Agropecuario (CNA 2002), los productores familiares en Jujuy representan el 85 % del total de las explotaciones agropecuarias (EAPs) y sólo ocupan el 31 % de la superficie agropecuaria. De allí que los especialistas visualicen un “acorralamiento de los agricultores familiares a tierras poco productivas”.

En el caso puntual de la Puna jujeña las potencialidades productivas e infraestructura general son escasas debido a sus características ecológicas y económicas.

La principal actividad de la agricultura familiar, que representan el 90 % de los productores en la zona, es la ganadería extensiva con un predominio de un modelo pastoril multirodeo asentado principalmente en ovinos, camélidos (llamas) y caprinos, con fuerte movilidad espacial en procura de forrajes y agua. Los ingresos son generados, en su mayoría, a partir de productos y subproductos ovinos y camélidos.


FuenteINTA Informa, Agosto 2016.

Última actualización el Sábado, 12 de Noviembre de 2016 14:49